La inversión real que representa la implantación de la energía solar en si, y el adaptar las infraestructuras de su industria, es mínima ya que las inversiones en renovables se benefician por parte de la Administración de ayudas y aportaciones que pueden llegar al 50 % de su coste.