Si a ello sumamos la obligada transposición a la legislación española de la Directiva Europea de Eficiencia Energética en la Edificación, aprobada a finales del año 2002 y cuyo cumplimiento ha de realizarse antes del comienzo del 2006, es previsible que la entrada en vigor del CTE se produzca en el transcurso del 2005, con la serie de cambios a nivel normativo que ello significará.